Llámanos gratis: 966-939-178

¿QUE BARBACOA ME COMPRO?

Decisión que dependerá de muchos factores tales como, el económico, el espacio para la barbacoa, los vecinos (el humo), el combustible, el diseño, la calidad, las prestaciones, etc..

En mibarbacoa.com hemos seleccionado las mejores barbacoas tanto de carbón, de gas, eléctricas y de obra de los mejores fabricantes que podemos encontrar en el mercado español ofreciendo barbacoas que aportan algo más que una simple barbacoa,  con una fantástica relación calidad – precio.

Puedes encontrar cuatro tipos de combustible para realizar barbacoas, carbón, gas, leña y electricidad. Diferentes tipos de combustible para diferentes tipos de barbacoas.

Mientras que en España hemos usado, en general, la leña (olivo, viña, sarmientos, etc.), en Europa siempre se han inclinado por el carbón, hasta hace unos años que el carbón está dejando paso a barbacoas con un nuevo combustible, el gas, como ya pasó hace mucho tiempo en Inglaterra, EEUU o Australia que las barbacoas de gas están muy implantadas en la sociedad.

Hoy día las barbacoas de gas empiezan a ser las más usadas y podríamos asegurar que se venden más unidades de barbacoas de gas que de carbón en muchos países europeos entre ellos España.

Las eléctricas son usadas en zonas con poco espacio como terrazas, balcones e incluso en el interior.

Por el contrario las de leñas precisan de zonas amplias en el exterior.

Todos los tipos de barbacoas son complementarios entre sí, pudiendo llegar a tener todos para disfrutar según nuestros deseos y gustos.

A continuación os damos un poco de información sobre los tipos de barbacoas según combustible.


BARBACOAS DE CARBON

barbacoa de carbón major lagoon de barbecook cocinando

Una barbacoa con un carbón de calidad media alcanza una temperatura de 500°C. Temperatura más que suficiente para realizar barbacoas con grandes piezas de alimentos quedando bien sellado por fuera y jugoso en su interior.

Hay muchos tipos de carbón y de distintas calidades, según el carbón obtendrás distintos sabores, potencia y durabilidad de las brasas.

Ventajas de las barbacoas de carbón:

Normalmente la preparación de una barbacoa de carbón se convierte en una actividad social a la que  amucha gente le gusta.

Un carbón de calidad ofrece un buen sabor y durabilidad de sus brasas.

El encendido lo podemos aprovechar para la limpieza de las parrillas (efecto pirolisis).

Inconvenientes de las barbacoas de carbón:

Se necesita mucha paciencia para encender carbón en las barbacoas tradicionales, esto nos puede llevar unos 45 minutos y algún que otro intento fallido volviendo a empezar el mismo proceso.

(Con las barbacoas que llevan el sistema de encendido QuickStar® que llevan todos los modelos de Barbecook, esto está solucionado, y con tan solo 3 ó 4 hojas de periódico tenemos el carbón preparado en 15 minutos.)

El humo es otro inconveniente en las barbacoas de carbón. Los alimentos con grasa o mucha grasa (chuletas, embutidos como el chorizo, panceta, etc.) hacen mucho humo y llamaradas ya que el carbón quema toda la grasa que sueltan los alimentos.

Producen ceniza, y muchos fabricantes parece no hacer mucho caso a este inconveniente y en sus modelos de barbacoas esto se complica debido a su diseño,  siendo prácticamente imposible recoger la ceniza y restos de comida, teniendo que volcar la barbacoa.

(Barbecook es uno de los fabricantes que gracias a su sistema QuickStop® que integra en casi todos los modelos, nos facilita esta tarea y resulta, sorprendentemente, muy fácil la limpieza.)

Es recomendable que las barbacoas de carbón dispongan de varias alturas en la colocación de las parrillas, así como tiro para el aire (control del fuego), de esta manera podremos dar más o menos calor a los alimentos en función de la potencia calorífica del carbón.


BARBACOAS DE GAS (Recomendadas por nosotros)

barbacoas de gas grandhall

Las barbacoas de gas alcanzan temperaturas de hasta 300°C, siendo más que suficiente para preparar alimentos de tamaño mediano como, chuletones, piernas de cabrito, cochinillos, pollo, pavo, etc., y claro está, de las piezas más pequeñas como puede ser, chorizos y embutidos, chuletas, pescados, verduras, etc.

Ventajas de las barbacoas de gas:

El encendido, con pulsar un botón y esperar 5 minutos, ya la tenemos preparada. Esto nos dará menos pereza para usar nuestra barbacoa y la utilizaremos mucho más, rentabilizando su compra, a la vez de comer de manera sana y divertida.

El humo. En el encendido no produce nada de humo y cocinando produce muy poco, esto variará en función del alimento que estemos cocinando ya que quema solo la grasa que cae a los difusores (protectores) que están justo encima de los quemadores. Este humo es suficiente para impregnar los alimentos cocinados dándole el sabor característico de las mejores barbacoas. La grasa sobrante cae a un recipiente situado bajo la cuba.

Control del fuego, otra ventaja de las barbacoas de gas, que con los mandos que dispone cada quemador podemos controlar la potencia. Según cocineros expertos, en cocina teniendo controlado el tiempo, el fuego y buena calidad de los alimentos, el éxito está asegurado.

La tapa es otra ventaja  multiplicando sus opciones y convirtiéndose en un potentísimo y saludable horno y pudiendo cocinar, aparte de forma directa, de forma indirecta.

A las barbacoas de gas se les puede añadir muchas más opciones como un rustidor con motor eléctrico para convertirla en un asador profesional, recipientes para aromatizar con distintos sabores (vino, cerveza, naranja, tomillo, etc.), como el sistema Aromaz® que llevan las barbacoas Brahma de Barbecook, y muchas cosas más.

No producen ceniza.

Son muy prácticas y fáciles de usar con, prácticamente, el mismo sabor que el carbón (garantizado).

Para muchos años, nuestras barbacoas de gas están fabricadas con buenos materiales haciendo que duren mucho tiempo.

Por todo esto, este tipo de barbacoas son las que recomendamos en condiciones normales, de espacio (con jardín o amplia terraza), economía, usabilidad…  

Inconvenientes de las barbacoas de gas:

La inversión inicial. Si las comparamos con las barbacoas de carbón, son más caras. Pero las usaremos muchísimo más, nos aportan más opciones y nos durarán más, a la larga son más rentables.

Aunque no producen cenizas y la grasa que no quema va a parar a un recipiente, la cuba o zona de cocción se mancha de grasa, por dentro, y hay que limpiarlas de vez en cuando según uso. La pirolisis (calentar la zona de cocción con la tapa bajada unos 15 minutos) también se puede aplicar para quemar los restos de barbacoas anteriores y las partes móviles como rejillas, planchas, difusores, etc. se pueden lavar en el lavavajillas.